martes, 13 de octubre de 2009

El río volverá a latir.-

POR VIRGINIA REQUENA. PUENTE GENIL Martes, 13-10-09
Cuando se van a cumplir dos décadas de la entrada en vigor del actual Plan General de Ordenación Urbana de Puente Genil, está a punto de salir a la luz pública el documento que dirigirá la planificación de la ciudad en la próxima década, y que afectará a buena parte de los 169,5 kilómetros cuadrados del término municipal, que tiene 31.487 habitantes.
El nuevo plan se ha retrasado, según indica a ABC su arquitecto redactor, Manuel González Fustegueras, «a la espera de saber cuál era el papel de Puente Genil en la comarca en la que se inserta, en la Campiña Sur». Especialmente determinante para este plan era la trayectoria que a su paso por la ciudad va a tener la Autovía del Olivar, que «ahora atraviesa la Ribera Baja», indica el edil de Urbanismo José Luis Aires.
Fustegueras puntualiza que el PGOU «se ha ceñido a los criterios que establece el Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía en cuanto a los límites de crecimiento». El plan ha reducido sobre lo previsto un 35 por ciento de viviendas, de manera que planea la construcción de 3.500 para los próximos diez años.
No se crearán barrios nuevos, sino que se continuarán los ya existentes, entre ellos la zona comprendida entre el nuevo cuartel de la Guardia Civil y la barriada de Juan Rejano, y también serán zonas de crecimiento las de alrededor del parque forestal Príncipe de Asturias o la zona del polígono industrial El Silo. Se incluirá en el plan la zona de Las Palomas, Huertos Familiares y la finca de El Coronel, y crecerán las siete pedanías.
Además, el PGOU le devolverá «el nombre a la ciudad». Otro de los aspectos destacados de este documento es que «apuesta, fundamentalmente, por rehabilitar el territorio y que tiene como referente el río Genil». Esto viene a decir que «no es un plan que se ciña exclusivamente a lo urbano, también pone en valor el medio natural». Hasta ahora Puente Genil ha vivido de espaldas al río, que después de las inundaciones en 1963 provocó una oleada de emigración a barrios alejados.
Uso público de la vega.
Ahora, el PGOU «integra la naturaleza en la ciudad, planteando un enorme parque rural de forma que, sin propiciar la sustitución de determinados usos, permita uno público de la vega en una forma importante», considera Fustegueras. De hecho, en el nuevo plan se integra toda la margen del río como paseo de ribera, actualmente en fase de construcción, junto a la limpieza y ampliación de la cuenca a su paso por la ciudad, como una medida para evitar las inundaciones.
El nuevo PGOU presenta fundamentalmente dos novedades a nivel industrial, el crecimiento de la ciudad hacia la zona de Campo Real, teniendo en cuenta que el Plan de Ordenación del Territorio del sur de la provincia recoge en su avance la posible ubicación de un centro logístico; y por otro, el establecimiento de un área de oportunidades industriales en las cercanías de la Estación de Alta Velocidad Puente Genil-Herrera. El documento contempla la construcción de tres puentes, que se unirán a Miragenil. El más viable inicialmente es el que transcurriría en paralelo a la Cuesta del Molino.
Está previsto que el plan vaya al pleno de noviembre, y de ser aprobado, en el plazo de tres o cuatro meses podría estar en marcha.